Winston Churchill: un bulldog inglés en las Islas Canarias

El yate «Christina», uno de los más bellos jamás vistos en la isla, era blanco y azul, como los colores de la bandera de Tenerife. Atracó en el puerto de Santa Cruz a las 8.30 horas del 21 de febrero de 1959. El Christina transportaba un hidroavión y un Fiat 500 Ghia Jolly muy exclusivo en cubierta. El buque albergaba a Onassis y Churchill. Hay un video de 49 segundos donde se ve a Churchill algo magullado bajando los escalones del yate, para luego sentarse a bordo del Fiat conducido por el propio Onassis, y dar un paseo por las calles de la isla, rumbo al Puerto de la Cruz.

El entusiasmo de los tinerfeños por los ilustres visitantes superó todas las expectativas, y todavía hoy hay quienes se conmueven con el recuerdo. Pero la reacción de la población, comprensiblemente emocionada ante la idea de ver en persona dos figuras tan decisivas para el siglo XX, encontró una explicación mucho más profunda. Parece que el franquismo quiso aprovechar la visita de Churchill, hasta hace poco enemigo de España, como parte de una campaña de apertura al exterior . Los españoles habían soportado demasiada miseria y en la década de 1950 la dictadura entendió que el turismo podía representar una salida a la grave situación económica que atravesaba el país.

Y pensar que fue el propio Churchill, en 1941, quien aprobó el plan Pilgrim («Operación Pilgrim»), que preveía la invasión inglesa de las Islas Canarias, si Franco hubiera decidido entrar en el conflicto mundial junto a Hitler. La ironía del destino ahora quería que él fuera un invitado astuto en esas mismas islas. La estadía de Churchill y Onassis en Tinerfeño duró solo un día. Continuaron esa misma noche hasta Gran Canaria, donde permanecieron dos días. El 24 de febrero, el Christina continuó hacia La Palma, donde tuvo lugar un episodio bastante divertido: en cuanto las autoridades de La Palma fueron informadas de la llegada del Christina, se dispusieron a buscar un conductor que hablara inglés. No fue fácil, pero lo lograron. El hombre acompañó a Churchill, Onassis y sus esposas por las calles de la isla. Cuando llegó el momento de salir de la isla, el conductor no quería que le pagaran por sus servicios, por lo que Churchill tomó una caja de sus habanos y se la dio.

El conductor le pidió que escribiera una dedicatoria en la caja, y cuando Churchill le preguntó cómo se llamaba, el conductor simplemente respondió: «¡Nelson»! No es de extrañar para el anciano estadista saber que el hombre llevaba el nombre del almirante inglés que perdió el brazo en una batalla en la costa de Tenerife, en 1797 (además, «Nelson» era también el nombre de su gato favorito) . Luego tomó la pluma y escribió: “De Churchill a Nelson. Paradojas de la historia «. La caja de puros fue posteriormente donada por la familia de Nelson al Cabildo de La Palma y se conserva en la capital de la palma. Pero hay otro episodio igualmente curioso que vincula la memoria de Churchill, o como lo llamaron, » el bulldog inglés «, con los sucesos canarios.En primer lugar, hay que decir que el Sr. Winston no despreciaba este apodo, que probablemente derivaba de su propia pasión por la raza homónima .

Cuando se retiró de la vida política, aceptó con gusto el obsequio que le hicieron algunos diputados conservadores: una caricatura de él con el cuerpo de un perro, en la que escribieron: «Orgullo de la raza bulldog» (el orgullo de la raza bulldog) . Esta misma caricatura fue vendida años después por un bisnieto de Churchill a un anticuario londinense, en cuyo local iba a curiosear el abogado canario Miguel Cabrera Pérez-Camacho, quien, entre otras cosas, es un gran entusiasta de Churchill.

Esa misma caricatura se puede encontrar hoy en la oficina del Sr. Cabrera en Santa Cruz de Tenerife .

Francesca Passini

PERIODICO VIVI TENERIFE | CEST

La ventaja que siempre deseaste tener antes de salir de casa, está aquí y se llama Canarias Life.

 

Este verano #DESTINOCANARIAS

 

¡Y hasta aquí nuestro blog de hoy!

¡Asomate a la ventana de Canarias con Canarias Life!