La Gomera y la leyenda de “La cueva de Iballa”

También conocida como la cueva del Conde o Iballa, se encuentra en el territorio de San Sebastián de la Gomera, es una cueva prehistórica que siempre ha estado asociada a la revuelta de la Gomera de 1488.
Aquí tuvo lugar uno de los episodios más sangrientos de la conquista por parte del reino de Castilla. La cueva es el trasfondo de la historia de la pasión de Peraza, un hombre dominado por pasiones violentas, desprovisto de todo sentido moral. Su madre le había dado la isla y él la consideraba una posesión propia de la que podía disponer como quisiera. Agravó a los isleños con fuertes impuestos, no respetó sus costumbres ni sus creencias religiosas y mucho menos a las mujeres.

La mayor parte del tiempo lo pasó fuera del valle de San Sebastián en busca de aventuras amorosas para satisfacer su insaciable sensualidad con el consentimiento de su esposa Donna Beatrice de Bobadilla. Su matrimonio había sido querido por la reina Isabel porque estaba celosa de la atención que le prestaba su marido, el rey don Ferdinando. Así trasladada a Gomera fue entregada en matrimonio, sin amor, a Hernàn Peraza. Sin restricciones morales, la pasión de Peraza ahora era incontrolable, no tenía consideración por el honor, la virtud o la inocencia, la suya era una tiranía desvergonzada y salvaje.

El valle del Gran Rey es un prodigio de la naturaleza, cubierto desde arriba de una densa vegetación que se ensancha paulatinamente para abrazar una playa de arena rojiza y un mar cristalino. En este valle cazó todo el día y al atardecer se retiró a su palacio. Fue entonces cuando vio a Iballa yendo con su viejo padre a Aguaehedún. Le sorprendió la belleza de esa mujer que no conocía, pero de la que había oído hablar. Según la leyenda, la niña era encantadora: su cuerpo bien formado y su rostro tan fresco como una mañana de primavera, ¡parecía una estatua griega!

Conociendo los instintos del Conde, uno puede imaginarse bien su pensamiento. A partir de ese día no pensó en otra cosa que en hacer suya a la mujer, exponiéndose a una aventura difícil y arriesgada. El padre de Iballa, el anciano Hupalupu era un sacerdote muy respetado e influyente y su hija una “mariguada” que es una sacerdotisa que había consagrado su vida, hasta el matrimonio, al culto del dios Alcarac. El prometido se llamaba Ajeche y pertenecía a una de las principales familias de la isla. Conde no escuchó las prudentes palabras del fiel escudero y respondió:
«Sabes que siempre salgo triunfante en todas mis cosas, no me importa que Iballa sea sacerdotisa o mujer sagrada, ni que sea hija del viejo Hupalupo. Esta mujer será mía porque yo la quiero y tú callas si no quieres incurrir en mi enfado ». Usó varios trucos para lograr su desvergonzado deseo, pero aún no lo había logrado. Se enteró de que el viejo Hupalupo tenía un caballo que cuando se acercó a la casa, reconociendo el olor de su establo, empezó a relinchar. Pensó en aprovechar esta circunstancia.

Un día invitó al anciano sacerdote a cenar al castillo y en uno de los platos le puso una poderosa pastilla para dormir que lo haría dormir lo suficiente para su plan. Tan pronto como se durmió, tomó su caballo y caminó hacia la cueva de Aguahedún. Iballa escuchó el relincho y salió corriendo a saludar cariñosamente al anciano padre pero, al darse cuenta del engaño, corrió hacia la casa encerrándose dentro. Al Conde no tuvo nada que hacer más que volver conteniendo su rabia y su deseo inalienable. Hupalupo, dotado de una excelente perspicacia, cuando se despertó se dio cuenta de que algo había sucedido especialmente al ver su caballo sudoroso. Saludó al Conde y regresó a casa.

Aquí la hija le contó lo sucedido. «¡Hija esto es insoportable! No hablo sólo como un padre golpeado en sus más queridos afectos, sino como un sacerdote indignado por el sacrilegio contra la virtud de una mariguada. Nuestro pueblo no puede seguir sufriendo tanta ignominia, tú mismo nos ofrecerás el sistema para castigarlos y reclamar nuestros derechos ”.

Era de noche, el cielo se cubría de nubes amenazantes y la tierra se hundía en la oscuridad. El mar, agitado por el viento del sur, se precipitaba furioso sobre las rocas y en la playa, a veces una luz fantasmal lo iluminaba de forma siniestra. Luego se podían ver las enormes rocas basálticas que formaban los lados del valle y las cimas de los bosques que se reflejaban en las turbulentas aguas del océano. De repente, en medio de la oscuridad, se pudo distinguir la figura de un hombre que avanzaba con paso firme hacia el mar. En cuanto alcanzó la amplia línea de espuma que forman las olas en la playa, se tiró al agua como si fuera normal. Luchó con las olas hasta la bahía, ahora llamada bahía del Secreto, que en ese momento parecía una enorme ballena dormida en el agua.

Poco después, otros dos hombres repitieron la misma operación. La luna, asomada entre dos nubes, iluminó el rostro de esos tres fantasmas. Eran el viejo Hupalupo, Ajeche y otro joven. Tras despedirse, Hupalupu dijo: «Te he convocado aquí porque la tierra es femenina y tiene que parir. El secreto que debo confiarte es muy importante, júrame, por Dios nuestro, que darás tu vida antes de denunciarme ”. Ajeche y su acompañante se arrodillaron y al mismo tiempo dijeron: “ Juramos por Alcarac ”. Hupalupu continuó: “Del mar no tengo nada que temer porque sabe guardar bien los secretos que le son confiados. Acercarse “!

Tras una breve pausa prosiguió: “Nuestro pueblo está sufriendo un acoso indecible, cruelmente se está destruyendo el espíritu de nuestra raza con la intención de aniquilarnos, se burlan de nuestras divinidades, se desprecian nuestros hábitos, se nos imponen tributos imposibles y el honor de nuestras mujeres es robada. Ayer el Conde, utilizando un procedimiento indigno, atacó el honor de mi hija Iballa. La protección de nuestro Dios y su virtud la han salvado milagrosamente ». Ajeche soltó un rugido amenazador y dijo: “Malvado, cien veces maldito”. Hupalupu continuó: “Somos sucesores indignos de un pueblo noble si continuamos aguantando como sirvientes. Consulté a Alcarac, hay que matar al Conde y recuperar nuestra libertad… Este es mi secreto, espero tus respuestas ».

Adeje se incorporó de inmediato, el más joven, tras un breve silencio dijo: “¿Y si nos enteramos”? “Si se sabe, será culpa tuya, cobarde”, respondió el anciano sacerdote, clavándole un puñal en el pecho. El golpe fue fatal y el cuerpo fue arrojado al mar. «Este cobarde ya había perdido, volvamos a la tierra, mañana será el gran día. ¡Mañana nuestro pueblo será libre »! En compañía de la vieja criada y con un cordero blanco de pelo rizado en sus brazos, la bella Iballa salió de la casa y se dirigió tranquilamente al campo como si no tuviera otra intención que relajarse en la contemplación de la naturaleza. La niña se había trenzado el cabello rubio, como era costumbre entre las sacerdotisas, con guirnaldas de flores muy blancas y en el pecho tenía una margarita silvestre.

Ella era hermosa y muy tentadora. El bosque estaba inmerso en la calma del crepúsculo, parecía como si estuviera en meditación silenciosa antes de la llegada de la noche. Reinaba una profunda tranquilidad, sólo se oían los silbidos de los pastores que de un monte a otro, de un bosque a otro comunicaban la posición de su rebaño. Iballa, después de una larga caminata, regresó a la cueva de Aguahedún por un camino cubierto a ambos lados de aulagas amarillas y rosas silvestres. La vieja sirvienta saludó a su ama y se alejó. Habían pasado unos momentos cuando apareció el Conde seguido de dos escuderos. Iba vestido a la moda de los grandes caballeros de la época. A poca distancia de la cueva despidió a los escuderos y se apresuró por el camino que la niña había recorrido poco antes.

Los escuderos intuyeron que Iballa tenía que vivir allí, en ese pintoresco pero solitario lugar. Conocían su fama, además de ser muy hermosa era una sacerdotisa de gran honestidad y rectitud. Grande fue la sorpresa cuando escucharon resonando en el valle gritos feroces y los silbidos de los isleños que prontamente los rodearon. El Conde no se dio cuenta del peligro, se acercó a la puerta tratando de abrirla. Ajeche, que estaba allí esperándolo, saltó sobre él con una daga en la mano. El Conde vaciló un momento y luego, sacando su espada, dijo: “Villano, respeta a tu señor”. Ajeche sin pronunciar palabra saltó sobre él, el Conde repelió el primer asalto pero de inmediato cayó al suelo con el pecho atravesado por la daga. Un gran número de isleños salieron de sus escondites gritando:

¡”El tirano ha muerto”! Abriòse trepando por el cadáver se acercó a Hulalupo y le dijo: “El tirano está muerto pero no la tiranía, se necesita nuestra sangre para recuperar la libertad, rogamos a nuestro Dios que nos ayude”!

El sol se había puesto, los perros ladraban, pero la noticia de la muerte del tirano se había extendido por toda la isla. El pueblo se preparaba para combatir a las tropas de Doña Beatrice de Bodadilla. Una profunda emoción invadió a la mujer, no tanto por la trágica muerte de su marido, como por el miedo a la rebelión del pueblo, por lo que pidió ayuda al señor de Grancanaria. Rodeada de sus más fieles servidores, se encerró en la torre de San Sebastián, para resistir los ataques de los isleños. Su vida dependía de la ayuda de Grancanaria. Se dice que pasó día y noche escudriñando el horizonte con desesperada expectativa. ¡Cuántas veces la cresta de una ola le pareció la vela de una carabela amiga y cuántas veces su imaginación la llevó a mirar el mar, creyendo que la ayuda había aterrizado!

¡Estaba obsesionada con el peligro!

Febril, con el cabello suelto sobre los hombros, corrió de la cama a la ventana y de allí a la capilla donde rezaban sus fieles servidores. Seguramente recordó, en este momento de peligro, el tiempo que vivió en la corte española y las atenciones con las que el rey la rodeó. Mientras tanto, los Guances bajo la dirección de Ajeche y Háutacuperche lucharon enérgicamente contra la tiranía. Tres veces habían atacado la torre y no se habían rendido gracias a la tozudez de Donna Beatrice aunque preocupada por el peligro inminente. Finalmente llegó la ayuda tan esperada. El general Pedro de Vera, hombre de gran habilidad militar, creía que sus soldados se arrojarían sobre los isleños como halcones sobre sus presas. Fue solo una ilusión.

Durante varias semanas los españoles no pudieron dar un paso adelante. Los Guance, fuertes por la justa causa, lucharon con extraordinario valor. A pesar de la llegada del general, no habían perdido ninguno de los puestos que habían ganado. Muy molesto, De Vera ideó un plan, digno de un criminal, considerado por los historiadores como el episodio más vergonzoso y brutal de la historia de la conquista. Apoyándose en la nobleza del pueblo de Guances, envió embajadores a los líderes más importantes de la insurrección para concluir una paz honorable. Era necesario que bajaran desarmados al valle y participaran en los funerales por el alma de Peraza. Cualquiera que no interviniera habría sido considerado cómplice del crimen de Aguahedún. ¡El fuerte sentido del honor los perdió!

Fue una carnicería aterradora que todavía hoy causa rabia y dolor. Cuando bajaron desarmados al valle, las tropas españolas escondidas y armadas se lanzaron sobre ellos con una ferocidad sin precedentes, deshonrando a la “caballería” castellana. En la iglesia fue aún peor, frente a la Santa Imagen se asesinó a mujeres, niños y ancianos y se cortaron las manos y los pies de los inocentes e indefensos. Y mientras todo esto sucedía, Madame de Bobadilla disfrutó de la vista de esa vista. Solo unos pocos lograron escapar de ese horrible exterminio.

Ajeche y algunos más se refugiaron en las alturas de Chigaday. De Vera envió unos cientos de hombres para exterminarlos sin compasión. Hupalupu llamó a Iballa y Adeche y le dijo: «Hijos míos no debéis morir, en la tierra de enfrente viven hombres de nuestra raza, os recibirán con amor, con la ayuda de Dios podréis vencer las aguas que nos separan. Eres fuerte y vigoroso, el viento sopla a tu favor, vete con mi bendición ». “Moriremos contigo”!

“Le mando como sacerdote, serás salvo: confío en la ayuda divina”. Ajeche e Iballa tras saludar al anciano se arrojaron al agua. Por la noche, los últimos defensores de Gomera se suicidaron en lugar de caer en manos de los enemigos. La tradición no dice cómo cruzaron Iballa y Ajeche ese gran tramo de mar que separa a Gomera de Tenerife ni cuáles fueron sus miedos; sólo sabemos que la noche era espléndida, el mar estaba en calma y la luna brillaba como un sol. La fantasía popular ve a la pareja amorosa cruzando las aguas grises plateadas, guiada suavemente por la brisa.

Iballa y Ajeche llegaron en la madrugada del día siguiente a una de las playas de la comarca de Izora, situada en la costa sur de Tenerife, donde encontraron una cueva que les servía de vivienda y que hoy en día aún lleva el nombre de “Cueva de los rebeldes”. . Los dos jóvenes fueron recibidos con cariño por los comensales que les ofrecieron no solo los frutos de sus árboles, la leche de su ganado y el trigo de sus campos, sino también palabras dulces y cariñosas. En la tierra de Nivaria se había extendido la terrible tragedia de la Gomera, la gente se apresuraba ansiosa por escuchar de labios de los “rebeldes” la historia de la muerte del Conde, la ferocidad de Pedro de Vera y el fin del viejo Hupalupu.

Vivieron muchos años y cuenta la leyenda que cada tarde, cuando el sol se pone, coloreando las nubes de rojo, se arrodillan y rezan con la mirada fija en la tierra perdida para siempre hasta que el sol desaparece por completo. Han pasado seis siglos pero nadie ha olvidado la historia de Iballa y Ajeche, ni parece haberse extinguido su linaje, que parece estar vivo en Guía de Isora
de Maria Pia Alfonsi (Mapi).

PERIODICO VIVI TENERIFE | CEST

La ventaja que siempre deseaste tener antes de salir de casa, está aquí y se llama Canarias Life.

 

Este verano #DESTINOCANARIAS

 

¡Y hasta aquí nuestro blog de hoy!

¡Asomate a la ventana de Canarias con Canarias Life!