El ADN de la población canaria conserva hasta un 56% del patrimonio genético aborigen

El ADN de la población canaria conserva hasta el 56% del patrimonio genético aborigen La herencia genética materna de las Canarias contemporáneas sigue siendo más autóctona en tres islas: La Gomera, Lanzarote y Fuerteventura

Estudios genéticos más importante realizado hasta la fecha sobre los pueblos que habitaban Canarias antes de la conquista confirma el origen bereber, excluye la hipótesis de los antepasados ​​fenicios y revela que el ADN no se ha perdido, salvo en el caso de los «bimbaches», los antiguos habitantes de El Hierro.

Los investigadores, liderados por la experta en genética de pueblos antiguos Rosa Freger (Universidad de Stanford, California y La Laguna), han logrado reconstruir el genoma del ADN mitocondrial (DNAmit, la herencia genética que se hereda solo de la madre) 48 Canario aborígenes de 25 sitios arqueológicos en todas las islas del Archipiélago.

Estos restos abarcan un período de unos 1500 años, desde el siglo II al XVII, es decir, desde el momento en que se supone la llegada de los primeros habitantes de Canarias (a principios del primer milenio) hasta las revueltas. que vio protagonistas en el período ya hispánico «los rebeldes», los últimos indígenas que resistieron a los colonizadores castellanos de la sierra. Los autores del estudio compararon estas cepas antiguas con el genoma mitocondrial de 18 Canarias modernas que residen en las islas, seleccionadas de familias con un vínculo continuo con el Archipiélago Canario.

Como resultado, se indica que los canarios autóctonos actuales conservan hasta un 56% del patrimonio genético heredado de los aborígenes a través de su madre en esta parte de su ADN. El resto del ADN de las poblaciones actuales procede de la Península Ibérica (38%) y de las poblaciones subsaharianas (4%), como resultado de la hibridación posterior a la Conquista entre europeos, aborígenes y esclavos africanos traídos al azúcar plantaciones de caña.

Si consideramos una especie de «ADN medio» entre las Canarias antiguas y las actuales, en tres islas (en el orden La Gomera, Lanzarote y Fuerteventura) la herencia genética materna sigue siendo en su mayor parte autóctona, mientras que en las cuatro restantes es la presencia de DNA mitocondrial europeo es mayor. El resultado, sin embargo, es muy diferente si examinamos lo que queda en el ADN canario actual de los pueblos que realmente habitaban cada isla antes de la llegada de los europeos en el siglo XV: el 55% de la herencia materna de sus ancestros indígenas sobrevive en el gomeri, en las palmeras 41%, en los habitantes de Fuerteventura 33%, en los de Lanzarote 25%, en Grancanaria 24%, en Tenerife 22%, mientras que en los habitantes de Hierro … 0%: nada.

Este último resultado no es de extrañar si tenemos en cuenta las fuentes históricas de la conquista de los «bimbaches», según la cual El Hierro estaba muy escasamente poblada cuando llegaron los españoles, que sus habitantes fueron diezmados por los traficantes de esclavos y que la isla fue repoblada con aborígenes del resto de Canarias. De hecho, la media de ADN mitocondrial de los habitantes actuales del Hierro es del 36%, resultado muy similar al de los habitantes de Gran Canaria (30%) y los habitantes de Tenerife (35%).

El estudio también confirma desde el punto de vista genético el parentesco de las antiguas poblaciones canarias con los bereberes de los que también proviene su herencia genética de origen euroasiático (debido a las migraciones en el norte de África durante el Neolítico). Además, el estudio del genoma de las Canarias antiguas destaca la aparición de nuevas cepas a lo largo del siglo. X; esto sugiere que la población de las islas se produjo al menos en dos oleadas, una inicial y otra posterior y, sobre todo, centrada en las islas orientales, lo que podría explicar el fuerte incremento demográfico que afectó a la isla de Gran Canaria.

Finalmente, el estudio aborda el tema de la presencia de ADN fenicio o cartaginés en las antiguas Canarias, ya que a raíz de los testimonios de los antiguos historiadores romanos se hipotetizó su presencia en las islas antes de la llegada de los pueblos bereberes.

Sin embargo, en lo que respecta al ADN, este rastro se puede excluir por completo: no existe relación entre el genoma de los aborígenes canarios y el fenicio obtenido en yacimientos arqueológicos del Líbano y Cerdeña.

El equipo editorial

PERIODICO VIVI TENERIFE | CEST

La ventaja que siempre deseaste tener antes de salir de casa, está aquí y se llama Canarias Life.

 

Este verano #DESTINOCANARIAS

 

¡Y hasta aquí nuestro blog de hoy!

¡Asomate a la ventana de Canarias con Canarias Life!